Saturday, June 07, 2008

The Friendship Chronicles ~ Yamer


Como parte de mi despedida*, decidí hacer unas crónicas de y a los amigos que con dolor en mi alma dejo aquí.

¿Quién mejor para iniciar esta serie que la ahijada de mi corazón, Yamer Jiménez?





Yo conocí a Yamer hace 10 años, en nuestro Retiro de Evangelización, llevado a cabo del 11 al 14 de Junio de 1998. Después descubrí que era amiga de Walkiria (quien en ese tiempo tenía amores con un muchacho que estudiaba conmigo) y que también estaba en la PUCMM. Luego de unos meses, unieron mi pequeña y desintegrada comunidad a la de Walkiria, a la cual Yamer había entrado al salir del retiro.

Honestamente no recuerdo mucho de Yamer en esos primeros años; básicamente recuerdo que siempre ha tenido el mismo geniecito.

Nuestra maravillosa amistad comenzó en el 2003, y esto lo digo partiendo de un email que le envié en mayo de ese año sobre las cajitas de música. ¿Lo recuerdas, mana? Cinco años más tarde, aún sigue sentado en mi bandeja de entrada.

Yamer y yo tenemos muchas cosas en común y muchas diferentes. Lo especial de nuestra amistad es que no sólo compartimos aquello en lo que nos parecemos, sino que celebramos nuestras diferencias.

Por ejemplo, una de las cosas en que nos parecemos es que ambas somos un gusto adquirido, como el sushi. Algo en lo que nos diferenciamos en que yo soy como que más sentimental.

Yamer es mi roca. Cuando la cosas se complican y siento que me voy a caer, siempre acabo en su oficina y generalmente hay lágrimas de por medio.

Es una de las personas que más me añoña porque es una de las personas que más me quiere.

Tenemos la mayor cantidad de chistes internos (y semi-externos) registrados en la historia del mundo, e.g. el agua y su importancia; "te juro que nooooooo..."; el two-pack; las estadísticas...

El otro día, cuando cai en cuenta que no podremos tener nuestro desayuno oficial el día de su cumpleaños (en septiembre), casi me da taquicardia.

Yo me puse tristona porque no fui dama de su boda así que me alejé bastante de ella, pero ya todo eso está superado y estamos mejor que nunca.

Hemos pasado muchos momentos memorables, algunos de ellos en Kantabar (jejejeje), pero la verdad es que hasta en un supermercado chino hemos obtenido memorias dignas de atesorar.

Sobrevivimos airosamente ese tiempo en el que a ambas nos gustaba la misma persona. Eso no es to´el mundo que puede, no....

Ella se pone celosita porque no le había escrito una entrada aquí, porque no le he hecho un scrapbook y un par de cosas más que ella recuerda con asombrosa infalibilidad.

Aqui está, Yamer.

Pero, ¿sabes algo?

Creo que lo que pasa es que he tenido el miedo subconsciente de que ni en un blog, ni en un scrapbook ni en una revista, y ni siquiera en los tres juntos, hay suficiente espacio para describir detalladamente lo especial que eres para mí.

Tú eres mucho más que una de mis mejores amigas: eres mi hermana en Cristo, mi consejera, mi confidente tipo A*, la mediadora designada entre Octavio y yo, mi coffee partner favorita, mi Glamour® girl y tanto el ídolo como la fan No. 1 de mis lágrimas perladas... esas que voy a derramar "de a mucho" cuando me vaya a estudiar.

Cuento con que me vayas(n) a visitar y que, a pesar de la distancia, en tu vida yo siga siendo «más que única, más que especial, más que insustituible»... como tú siempre lo serás para mí.



A.


* Confidente tipo A es a quien se le cuentan las cosas sin filtro ni miramiento; con quien no hay temas prohibidos.

2 comments:

Maria Estilia said...

ay maaaa.. no empiezes que voy a llorar!! :( we have to see eachother!

Ånnyris® said...

lles, ui du...

... y ya empecé!!!